Ingeniería Mecánica es un programa altamente apoyado por la Universidad de Ibagué

Transversal a la historia de la Universidad de Ibagué, una institución con 38 años de aporte a desarrollo regional, está el primer cuarto de siglo que en 2018 cumple Ingeniería Mecánica, un programa que ha sabido adaptarse a las necesidades del territorio.

Y todo está preparado con miras a este sábado 10 de noviembre, día en que se celebrará con todo lujo una trayectoria que ha caracterizado a algo más de 500 egresados que, con su conocimiento, contribuyen al fortalecimiento del departamento.

Es la fiesta de integración del Programa, que se llevará a cabo en el Círculo de Ibagué, a partir de las 7:00 de la noche, en la que se pretende, según su director, Carlos Julio Moya, recordar la constante evolución que ha tenido en términos de plan de estudio, espacios y calidad humana.

El aporte es constante

Desde el surgimiento en 1993, influenciado con el Programa que se ofrecía en la Universidad Nacional sede Medellín, y con un primer cuerpo docente que en su mayoría provenía de esa alma máter, son varias las modernizaciones en pos de ese crecimiento deseado.

"Se adapta muy fácil a los cambios y los ingenieros están trabajando muy bien; por ejemplo, en energías alternativas. Es uno de los programas que más se destacan en el apoyo y la implementación de ese tipo de tecnologías", comenta el profesional.

El plan que hoy se ofrece es más moderno y dinámico. Programación, instrumentación, aprovechamiento de recursos propios, y la unión de la física con la matemática hacen parte de esa integralidad y la apuesta es a seguir en esos parámetros de calidad.

Lo confirman los 523 egresados que, según se calcula, ha tenido Ingeniería Mecánica Unibagué. "Les ha ido muy bien en el país y el extranjero, no solo ejerciendo, sino en lo académico, al cursar doctorados y maestrías en países como Brasil y Alemania", añade Moya Murcia.

También, desde el semestre Paz y Región y la modalidad de grado en Asistencia de investigación, la cuota de desarrollo desde el Programa ha sido alta, sumado a que "digo con modestia que es uno de los programas que más hacen aporte en investigación a la Universidad".

Es un Programa con gran cantidad de docentes vinculados a procesos científicos, en los que también participan los estudiantes. Producción de energías alternativas y biodiésel, así como tratamientos térmicos para metales, son algunos procesos que han dado muy buenos resultados.

"Es una tendencia mundial que el trabajo práctico se incremente y nosotros vamos a la par. Los laboratorios se han fortalecido bastante y la Universidad va a seguir invirtiendo en ellos", dice Moya, quien conoce el Programa, al que está adscrito desde 2003 como profesor.

Programa de retos

La evolución del Programa se ha materializado no solo en su vocación académica, sino, además, en retos muy importantes, como jalonar el desarrollo del Tolima como una región industrial, de ahí la experticia y el acompañamiento de su cuerpo docente.

Otro reto es sostener la alta calidad de las dos acreditaciones recibidas por el Ministerio de Educación. La primera fue en 2011, que va hasta 2015. Se renovó y en la actualidad rige hasta 2021, por ello "en 2019 empezaremos la nueva autoevaluación, para enviar en 2020 el informe".

Al término de dicho nuevo proceso, se espera que el Programa sostenga dicha distinción, al menos por siete años más, con la firmeza de seguir dejando el alto el nombre de la Universidad de Ibagué como institución comprometida con el desarrollo regional.